15 años de compañía y amistad con las personas mayores en soledad

SOY MAYOR

Contáctanos si eres una persona mayor y has experimentado momentos de soledad o echas en falta relacionarte más. O si formas parte del entorno más cercano de una persona mayor (familiar, amigo, vecino, trabajadora social, etc.) y detectas un posible caso de soledad no deseada.

llámanos al 91 359 93 05

Preguntas frecuentes para las personas mayores

¿Cuáles son los requisitos para recibir acompañamiento?

Tener 65 o más años.

No presentar un avanzado grado de deterioro cognitivo.

Sentir soledad no deseada.

Aceptar libre y voluntariamente la participación en los programas de Grandes Amigos.

Considerar a la persona voluntaria exclusivamente como un apoyo afectivo, no como una ayuda en tareas materiales o domésticas, para las cuales ya existen otros derechos y servicios (ley de dependencia, ayuda al domicilio, teleasistencia…).

¿Cuánto tiempo dura el acompañamiento?

El mínimo de tiempo son dos horas a la semana el día que acordéis tú y la persona voluntaria. Sois ambos quienes decidís qué día y hora a la que quedar y para qué: charlar, tomar café, pasear… ¡Se os pasarán volando!

¿Puedo solicitar que una persona voluntaria me acompañe puntualmente a citas médicas?

Sí, a citas médicas y a trámites administrativos que sean puntuales. Para ello es imprescindible que la persona mayor forme parte con anterioridad de los programas de Grandes Amigos: los acompañamientos puntuales son un servicio complementario a los acompañamientos afectivos que ya hacemos en domicilio o residencias.

¿Puedo ir a las fiestas de Primavera y Navidad o a las vacaciones adaptadas de verano?

Sí, pero siempre que la persona mayor ya forma parte con anterioridad de los programas de Grandes Amigos. Es decir, es necesario que haya recibido antes la visita de nuestro equipo profesional para conocer su caso, analizar sus necesidades afectivas y pasar a formar parte de nuestra entidad.

Además de recibir el acompañamiento semanal de la persona voluntaria, ¿puedo participar en las actividades de ocio y socialización que organiza Grandes Amigos?

¡Claro! El objetivo es ampliar el círculo social de amistades. Por eso complementamos el acompañamiento semanal que hace tu voluntario/a con meriendas en el barrio, reuniones de equipo, visitas culturales, fiestas… Todos nuestros programas de voluntariado están enfocados a la socialización con otras personas mayores y voluntarios/as de tu mismo barrio.

¿Los voluntarios y las personas mayores tienen que pagar algo por participar en Grandes Amigos?

No, nadie tiene que pagar nada. De lo contrario Grandes Amigos no sería una ONG y esto dejaría de ser un proyecto de voluntariado que promueve el compartir compañía, afecto y amistad sin contraprestaciones.

¿El voluntariado incluye hacer tareas físicas o domésticas como ir a hacer la compra?

No, porque precisamente nuestro voluntariado consiste en proporcionar apoyo afectivo y compañía. Es algo que dejamos claro tanto a las personas mayores como a las voluntarias, que no pueden aceptar ninguna contraprestación material o económica por su labor como voluntario/a.

¿Hay un compromiso mínimo de duración del voluntariado?

Compartir una relación de amistad de calidad y duradera es la mejor forma de paliar la soledad de las personas mayores, pero si se corta al poco tiempo puede generar frustraciones tanto en la persona mayor como en la voluntaria. Por eso pedimos a los candidatos a voluntarios que garanticen que harán el voluntariado de forma continuada durante al menos seis meses… ¡aunque lógicamente el objetivo es que acabe siendo una amistad para toda la vida!

¿Qué hago si tengo alguna duda una vez que he entrado a formar parte de Grandes Amigos?

Nuestro equipo siempre va a estar para apoyarte. Ante cualquier duda podrás consultar con tu responsable de zona, el profesional de Grandes Amigos que te habrá presentado a la persona voluntaria y con quien estarás en contacto.

¿Qué pasa si no estoy a gusto con la persona voluntaria que me asigna Grandes Amigos?

Es muy difícil que ocurra, pues para ello nuestro equipo entrevista en persona previamente a cada candidato/a a voluntario/a y a cada mayor. De esta forma aseguramos la afinidad de caracteres en cada pareja. Pero si, por lo que fuera, cualquiera de los dos no estuviera a gusto… no pasa nada, ya que podríamos buscar otra pareja. En todo caso, el voluntariado afectivo consiste en buena parte en empatizar, comprender, superar barreras y prejuicios y enriquecerse desde la diversidad que nos ofrece la otra persona.