compañía, afecto y amistad con las personas mayores en soledad
konpainia, afektua eta adiskidetasuna partekatzen bakardadean dauden adineko pertsonekin
15 anos de compañía e amizade coas persoas maiores

Carmen vive en una residencia. No están siendo días fáciles para quienes viven en estos centros, que se han convertido tristemente en noticia durante esta crisis causada por el nuevo virus, por el alto número de fallecimientos de personas mayores.

Aunque en la residencia de Carmen no ha sido así, para una persona mayor que se encuentra en su situación no es fácil digerir lo que está viviendo. Hay que ponerse en su piel: todos los días ven y escuchan noticias sobre cifras de contagios y muertes de personas mayores, y sobre todo en las residencias. Hay que ponerse en su piel.

 

Tenemos que proteger la salud de los más vulnerables durante esta crisis causada por el virus: ahí están los profesionales cuidadores de las residencias que, junto con los sanitarios, están exponiendo su propia salud para salvarlos. Pero en estas circunstancias es crucial, también para su salud y bienestar, que las personas mayores reciban apoyo emocional y afectivo. Y ahí están todos los voluntarios de Grandes Amigos, volcándose con nuestro equipo técnico para que las personas mayores resistan y no decaiga su ánimo.

José Luis, voluntario de Grandes Amigos, iba a ver a Carmen a la residencia antes de la crisis del COVID-19. Ahora le llama por teléfono para saber cómo se encuentra, para animarla, para que sepa que no está sola. Para Carmen, José Luis y nuestra ONG Grandes Amigos se han convertido en una ventana al mundo, pero también en una fuente de esperanza y alegría.

Cuando la trabajadora de la residencia le enseñó el vídeo que José Luis le había dedicado junto con su perra Morita, Carmen se emocionó. Ya están deseando que pase todo esto para volver a sus encuentros de los martes, abrazarse… y conocer en persona a la perrita.

Hoy más que nunca es clave cuidar los afectos, arropar a quien se siente solo y sembrar futuro. En la ONG Grandes Amigos llevamos más de 16 años trabajando con ese objetivo y ahora, codo con codo, nos dejamos la piel para conseguirlo. Por eso agradecemos todas la colaboración que estamos recibiendo de personas y entidades dispuestas a ayudarnos.

Si te gusta nuestra labor, puedes ayudarnos aquí