Cada pieza que compone este precioso mural de ganchillo tejido a mano por vecinas representa una historia, un recuerdo o una experiencia vital. Son las vivencias que han plasmado en ganchillo un grupo de vecinas mayores y de otras edades del municipio gipuzkoano de Pasaia. Este encuentro intergeneracional ha significado una experiencia transformadora y saludable para todas las participantes. Y ha sido posible gracias a la iniciativa de Tejido Comunitario que hemos puesto en marcha desde Grandes Amigos, a través de Adinkide, que es como se llama nuestra delegación vasca.

“La historia de las bateleras que enamoraron a Víctor Hugo, las redes de los arrantzales que había que reparar después de cada marea y el bacalao que se pescaba en Terranova para comercializarse… -relata la crónica de la periodista Elena Viñas en el periódico Diario Vasco, que ha seguido de cerca el proyecto-. Son solo algunos de los retazos del pasado que están presentes en el mural de ganchillo ideado por una decena de vecinas de Trintxerpe y San Pedro”.

Cada cuadro de este mural de ganchillo representa un recuerdo o una vivencia de cada participante: las redes de pescar, el remo, las traineras o embarcaciones locales o el escudo del municipio.

Además de acompañar y apoyar emocionalmente a las personas mayores en riesgo o situación de soledad, en Grandes Amigos nos esforzamos en recuperar las redes vecinales de toda la vida. La pandemia ha demostrado lo importante que son para todo el mundo, y en especial para las personas mayores. Cada día somos testigos de cómo se van quedando solas en los barrios donde han vivido siempre, hasta no conocer a nadie de confianza con quien charlar, dar un paseo o pedir ayuda cuando lo necesiten, en una sociedad que además infravalora y aísla a quienes envejecen.

Por eso unimos a través del ganchillo a un grupo de mujeres de diferentes edades de Pasaia “para crear algo colectivo, tejer barrio y nuevos vínculos de afecto entre vecinas”, cuenta nuestra compañera Blanca Caballero, responsable de Desarrollo Social de Adinkide en la zona, que ha dinamizado la iniciativa junto con Oihana Merino (@Lalocadelacasa).

Las personas mayores han participado como las demás, sintiéndose en igualdad, reconocidas y valoradas por sus propias vecinas: no solo reforzamos su autoestima, sino también su red social y el vínculo con el entorno, clave para prevenir situaciones de soledad.

Las personas mayores te necesitan. Ayúdalas ahora

Lo emocionante es comprobar que a la vez que las vecinas tejen un mural de ganchillo, con el mar y su tierra como escenario común, cuentan sus historias de vida y tejen genuinos lazos de vecindad y amistad entre personas que hasta hace poco no se conocían a pesar de vivir cerca, como son los distritos de Trintxerpe y San Pedro, en Pasaia, localidad cercana a Donostia-San Sebastián.

Así, desde Adinkide hemos generado el espacio de encuentro necesario para que surgieran estas historias de mujeres de mar inspiradoras, contadas por las propias vecinas: con sus manos, han tejido vínculos, diversidad, vecindad, compañía, tradiciones y recuerdos.

Únete al proyecto Grandes Vecinos para socializar en el barrio

Hemos recuperado esos espacios en los que, de generación en generación, se mantenían vivas la sabiduría que atesoran las personas mayores y las tradiciones.

Cada vez que estas mujeres vecinas se juntaban para tejer ganchillo en compañía se creaba un clima muy saludable, que ha propiciado nuevas relaciones de confianza y amistad, compartiendo confidencias, complicidad, cuidados y aprendizajes vitales.

Lo mejor es que el proyecto de Tejido Comunitario ha sido tan positivo que va a tener continuidad, gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Pasaia, que cederá un espacio municipal para acoger los futuros encuentros.

 


¿Quieres que te enviemos las últimas noticias e historias sobre personas mayores y la lucha por sus derechos y dignidad desde Grandes Amigos?

Apúntate aquí a nuestra ‘newsletter’ y te mantendremos al día.
0
    0
    Tu carrito
    Tu cesta esta vacíaVolver a la tienda