«Me dais un respiro muy grande. Yo estaba acabado, deprimido, aburrido. Pero es escuchar el teléfono…» y entonces una gran sonrisa se dibuja en la cara de Florencio porque se acuerda de ‘la otra vida’ que ha empezado a vivir desde que conoció Grandes Amigos, primero a través de las llamadas telefónicas y visitas de las voluntarias de nuestra entidad y después mediante las meriendas y encuentros que organizamos.

«Me dais un respiro muy grande. Yo estaba acabado, deprimido, aburrido. Pero es escuchar el teléfono…» y entonces una gran sonrisa se dibuja en la cara de Florencio porque se acuerda de ‘la otra vida’ que ha empezado a vivir desde que conoció Grandes Amigos

«Me llaman Raquel, Mayte, Mari, Sara… Hablamos de la vida, de los mayores… si tengo una pena muy grande se la cuento y ellas me consuelan y me dan ánimos. Después de estar un rato hablando… esto me ayuda mucho», cuenta Florencio en el vídeo que puedes ver abajo, en el que conocerás de primera mano cómo la labor de acompañamiento afectivo y de socialización que realizamos en Grandes Amigos ha cambiado su vida recientemente. Él, que no puede llevar mascarilla todo el rato por problemas de salud, es una de las más de 1.200 personas mayores a las que atendemos en en la actualidad.

 

«No conocía esta organización. Son muy buena gente, me han atendido muy bien, con mucha amabilidad y mucho cariño. A mí me han dado mucha alegría», dice Florencio sobre Grandes Amigos.

Para mejorar la salud y el bienestar de más personas mayores como Florencio, tanto de forma presencial como a distancia, necesitamos tu ayuda. En 2020 hemos conseguido aumentar casi un 25% el número de personas mayores que hemos atendido, pero cada día nos llegan solicitudes de personas mayores para recibir acompañamiento y ayuda ante su situación.

¿Te importan las personas mayores como Florencio?

Hazte socio/a de Grandes Amigos, una manera responsable de demostrar que todos podemos contribuir con nuestro granito de arena a que las personas mayores no se sientan solas y envejezcan en compañía, con salud y dignidad.

Los beneficios del acompañamiento afectivo son muchos y muy diversos: ya no se trata de un simple encuentro, un paseo o una llamada, sino de tejer una relación de cercanía, complicidad y apoyo mutuo con personas mayores

 

No hace mucho tuvimos la suerte de organizar una sorpresa a Florencio para que pudiera celebrar en compañía su cumpleaños. Este es el emocionante momento.

La historia de Florencio es la historia de muchas de las personas mayores a las que el acompañamiento afectivo les ayuda a que su día a día sea diferente, gracias a la acción del voluntariado, ya sea de forma presencial como telefónica. Raquel, Maite, Mari, Sara, son algunas de las voluntarias de Grandes Amigos que han estado al otro lado del teléfono con Florencio, día a día, especialmente en lo más duro de la pandemia, bajo la coordinación de nuestro equipo profesional.

Lo que más le llena a nuestro amigo Florencio es esa maravillosa sensación de saber que no está solo en los buenos y en los malos momentos: «Me consuelan y me dan ánimos», dice sobre Grandes Amigos

Y, aunque las llamadas han continuado, pronto empezaron las visitas y salidas presenciales a Florencio con el fin de disfrutar de buenos momentos por su barrio, Villaverde, haciendo posible que saliera de casa y contribuyendo a su movilidad y salud.

Sin embargo, lo que más le llena a nuestro amigo Florencio es esa maravillosa sensación de saber que no está solo en los buenos y en los malos momentos: «Me consuelan y me dan ánimos», dice sobre Grandes Amigos. Todo un ejercicio de cercanía, afecto y amistad recíproca, que es la base de nuestro voluntariado.

Los beneficios del acompañamiento afectivo son muchos y muy diversos: ya no se trata de un simple encuentro, un paseo o una llamada, sino de tejer una relación de cercanía, complicidad y apoyo mutuo; de tejer una amistad verdadera, sin contraprestaciones, donde ayudamos a la persona mayor a que se sienta acompañada, valorada, escuchada y tratada de igual a igual, sin paternalismos. Todo ello, junto con las actividades a las que les invitamos, contribuyen a que puedan envejecer en compañía, con salud y dignidad.

Cuando Florencio necesita que alguien de confianza le acompañe a una cita médica o a una gestión ahí está Grandes Amigos

SIEMPRE PENDIENTES DE SU ESTADO

Conocer historias como la suya nos ayudan a conocer la realidad de las personas mayores y su diversidad, qué es lo que necesitan y qué podemos aportar desde Grandes Amigos, dado que no es únicamente facilitar a una persona que vaya a hacer acompañamiento afectivo de forma semanal, sino también hacer un seguimiento del estado de las personas mayores, saber si tiene alguna necesidad más allá de lo afectivo.

NO ESTÁ SOLO CUANDO VA AL MÉDICO

Además, cuando Florencio necesita que alguien de confianza le acompañe a una cita médica o a una gestión ahí está Grandes Amigos. También realizamos este tipo de acompañamientos a las personas mayores que integran nuestra entidad, bien porque la persona mayor necesita apoyo para caminar y salir de casa, bien porque a veces se trata de situaciones que les preocupan y prefieren tener a una persona amiga junto a ellas.

Nuestra labor también es crucial de ahora en adelante: tras un año de pandemia y de restricciones a la movilidad y a la socialización, estamos observando un empeoramiento generalizado de la salud física y mental en personas mayores

Hace unos meses, gracias a una encuesta interna que realizamos, pudimos conocer cómo era el estado anímico de las personas mayores durante el estricto confinamiento de las primeras semanas de pandemia. Así, el 87% de las personas encuestadas aseguraba que tenía un buen estado de ánimo, en general, lo cual nos sirvió para conocer también que el aislamiento había sido, por muchas cuestiones, más llevadero para las personas mayores, algo a lo que hemos contribuido gracias a la coordinación de Grandes Amigos con el voluntariado, con familiares, Servicios Sociales, Centros de Salud y otros recursos.

Sin embargo, nuestra labor también es crucial de ahora en adelante: tras un año de pandemia y de restricciones a la movilidad y a la socialización, estamos observando un empeoramiento generalizado de la salud física y mental en nuevas personas mayores: agravamiento de enfermedades crónicas ya existentes, avance del deterioro cognitivo, atrofia muscular, fatiga, pérdida de movilidad…

Es urgente revertir esta situación y prevenir los efectos nocivos de la soledad y el aislamiento en la salud. Los programas de acompañamiento, socialización y apoyo vecinal que desarrolla Grandes Amigos son la mejor fórmula y además cuentan con las medidas de seguridad ante el coronavirus: mascarillas, gel, encuentros y actividades en espacios abiertos y en grupos reducidos, etc.

A través de nuestra labor diaria, ofrecemos un trato digno a las personas mayores que atendemos: sin paternalismos ni discriminaciones, sino que las empoderamos y les damos el lugar que se merecen, escuchándolas y respetando sus opiniones. Pero no nos podemos quedar aquí, aún queda mucho trabajo por hacer.

Para continuar, necesitamos el apoyo de personas comprometidas como tú… Cuantas más personas apoyen la labor de Grandes Amigos, más personas mayores podrán beneficiarse de nuestra labor. Puedes colaborar aquí y recuperar hasta el 80% de lo que dones a través de la desgravación en la declaración de la renta.


¿Quieres que te enviemos las últimas noticias e historias sobre personas mayores y la lucha por sus derechos y dignidad desde Grandes Amigos?

Apúntate aquí y te mantendremos al día.