fbpx

Familias hinchables: una mala solución

¿Se te ocurre una alternativa mejor para paliar la soledad de personas mayores como Paquita?

Casi 2 millones de personas mayores viven solas en España; y muchas de ellas, además, se sienten solas, un sentimiento que afecta a su calidad de vida, su salud y su dignidad. Se han desvivido por nosotros, pero ahora envejecen en soledad. Tras 15 años acompañando a las personas mayores solas, en la ONG Grandes Amigos hemos comprobado que sí existe una buena solución: la amistad auténtica, de carne y hueso. Y de eso a ti te sobra.

dona amistad

Con tu ayuda logras que más personas mayores reciban afecto, compañía y amistad de carne y hueso que tanto necesitan, gracias a los programas de acompañamiento y socialización de la ONG Grandes Amigos.

hazte socio/a

Tu colaboración periódica permitirá sostener nuestros programas de prevención de la soledad y de acompañamiento y socialización: así lograrás que las personas mayores tejan lazos afectivos duraderos y de calidad.

Paquita
— protagonista —

 

Paquita es nuestra protagonista. El personaje principal de toda esta historia. Una de las casi dos millones de personas mayores que están solas en España.

Por eso, aunque ella es fuerte y tiene a toda una familia hinchable a su alrededor, no deja de preguntarse si habrá una de carne y hueso ahí afuera para ella. Que la visite, la acompañe y le dé vidilla.

Especialmente los domingos por la tarde y las navidades en general, que es cuando al recuerdo le da por aparecer sin avisar.

Agustín
— marido —

 

Agustín está ya mayor. Le encantaría no estarlo para cuidar más a Paquita, su mujer, pero tristemente es al revés. Paquita es la que le cuida a él. Atrás quedan ya los años de juventud. Los veranos en Estepona, la época del yeyé, aquel viaje a Plovdiv, expo del 85. Aquello quedó atrás.

Por suerte Agustín aún tiene a Paquita, que le cuida, y le mima y le corta una cuña de queso manchego todos los mediodías y aunque no lo expresa, Agustín se pregunta si Paquita también tiene a alguien.

José María
— hijo —

 

Disfruta las pachangas con su hijo Lucas, aunque se siente mayor cuando este le tira un caño o sale corriendo detrás de él. Y es que José María está ya en esa edad donde a uno empiezan a pasarle los demás y no al revés.

Las cervezas no ayudan. El cocido de los domingos en casa de su madre tampoco. Pero claro, se pueden discutir muchas cosas en la vida pero no el cocido de su madre.

Sharon
— nuera —

 

Vegana por convicción de otros. Así es Sharon. Se las trae con su suegra Paquita por la cantidad de morcilla que esta pone al cocido. La discusión se acaba cuando Paquita dice:

– “En mi casa mando yo, además a mi José María le encanta.”

Ahí Sharon cede. Sabe que no tiene nada que hacer. Del tatuaje oculto de Sharon mejor no hablamos. Por algo está oculto.

Luquitas
— nieto —

 

Luquitas es el único de su clase que no quiere ser youtuber. Ni gamer. Ni nada que acabe en –er. Luquitas lo que quiere es ser delantero centro del Atleti. Como Hasselbaink. Para que cuando su abuela baje a la charcutería presuma mucho de nieto. Que entre y diga:

– “¿Ves a ese de ahí, el del periódico?, ¿lo ves?, pues ese es mi nieto. Ahora ponme uno y medio de chicharrones”.

Alba
— nieta —

 

Como a cualquier nieta, su abuela le da el dinero a escondidas. A ella le parece LOL. Eso sí, del “adminístratelo bien que la vida está muy cara” no se libra. Aunque es verdad, la vida está muy cara, en especial, las últimas Nitro (rosa sobre rosa). Por eso una visita a la yaya de vez en cuando siempre suma.

Rufo
— perro —

 

Todo está bien. El calor del hogar, de la familia. Sobre todo los domingos, cuando todos se juntan porque toca cocido. Ahí Rufo, el perro de Paquita y Agustín, es más feliz que nadie. Le tiran un palo, Rufo lo devuelve. Le vuelven a tirar el palo, Rufo lo devuelve. Puf. Madre mía. Así todo el rato.

¿Es para estar feliz o no es para estar feliz?

La soledad es una. Nosotros somos más.

Si continúas navegando por esta web, entendemos que aceptas las cookies que usamos para mejorar nuestros servicios.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar