compañía, afecto y amistad con las personas mayores en soledad
konpainia, afektua eta adiskidetasuna partekatzen bakardadean dauden adineko pertsonekin
15 anos de compañía e amizade coas persoas maiores

Cada día te levantas y las noticias te bombardean con un montón de cifras negativas que hablan de contagios y muertes. Entre tanta desgracia, irrumpe un dato positivo al preguntarnos cuál es el estado de las personas mayores ante el confinamiento por el COVID-19.

Más del 87% de las personas mayores preguntadas asegura que se encuentra bien. El reto ahora es mantener alto el estado de ánimo y que la soledad forzada no afecte a su salud física y mental, durante y después del confinamiento

Tras preguntar a más de 500 personas mayores que estamos acompañando telefónicamente en la ONG Grandes Amigos, más de un 87% nos ha respondido que se encuentra con buen estado de ánimo, como refleja el gráfico de abajo:

Alcanzar estos niveles de estado de ánimo en las personas mayores en una situación tan difícil como la actual no es nada sencillo. A ello está contribuyendo la labor que en Grandes Amigos estamos llevando a cabo desde el inicio de la crisis, coordinando a más de 1.000 mayores y más de 1.000 personas voluntarias, como Karen.

El reto ahora es mantener alto el estado de ánimo y que esta soledad forzada no afecte a su salud física y mental, durante y después del confinamiento.

Pese a recibir un impacto constante de noticias negativas, casi 7 de cada 10 personas mayores muestran un nivel de preocupación bajo o moderado

La población mayor ha estado sometida a un impacto constante de noticias sobre el coronavirus, que sobre todo hablaban de contagios y fallecimientos entre este segmento de la ciudadanía. Pese a ello, la mayoría de las personas mayores muestran un nivel de preocupación bajo o moderado ante el COVID-19, como reflejan las estadísticas recopiladas por nuestra ONG:

Las personas mayores se han convertido en un ejemplo para toda la sociedad: nos están enseñando a relativizar, a valorar las cosas realmente importantes de la vida, a aguantar con resiliencia. Así lo demuestran casos como el de Teresa. También nos dan una lección cotidiana de prudencia y disciplina a la hora de cumplir las medidas de seguridad y no bajar la guardia durante el desconfinamiento.

 

Sin embargo, el reto continúa, no podemos conformarnos. Lo conseguido hasta aquí no sirve de nada si no mantenemos la ayuda a las personas mayores. Nuestra ONG va a seguir necesitando recursos para revertir cuando antes los posibles efectos en su salud y bienestar de un confinamiento que, en su caso, probablemente sea más prolongado e intenso que para el resto de la sociedad.

Puedes apoyar nuestra labor aquí

Por ello, en Grandes Amigos vamos a seguir volcándonos en ofrecerles atención profesional y acompañamiento afectivo, así como en adaptar las actividades presenciales (paseos, visitas, meriendas…) para que las personas mayores puedan volver a salir y socializar cuanto antes. Para lograrlo, puedes colaborar aquí.