“Somos amigos de verdad, nos contamos todo” 

Feb 1, 2024

¿Te imaginas a una salerosa jerezana de 90 años enseñando a un joven inglés de 36 a tocar las castañuelas? Nadie hubiera apostado a que Rosa y Matthew podrían llegar a tejer una relación de amistad tan genuina…, salvo el equipo de la Fundación Grandes Amigos. Antes de crear nuevos vínculos, conocemos a fondo a cada persona, tanto mayores como voluntarios, para saber quién puede encajar con quién. 

Además, ambos son vecinos de Carabanchel, donde Rosa reside desde que su familia cambió Jerez de la Frontera por Madrid para sobrevivir. “Yo podría haber sido artista y de las buenas.

Cantaba y bailaba muy bien, pero mi madre, que era muy recta, no me dejó porque decía que las mujeres de bien tenían que estar en su casa y no en tablaos haciendo favores a los que mandan en ese mundillo. Si hubiera nacido chico, otro gallo habría cantado”, lamenta Rosa. 

Así que, como tantas mujeres mayores que hoy atendemos, Rosa se sacrificó trabajando toda su vida, incluso emigró a Suiza, y también cuidó de su familia hasta que envejeció y se quedó sola: “Cuando estoy sola me pongo triste, porque la soledad es muy mala, y yo llevo ya muchos años sola”, cuenta con su acento jerezano mientras Matthew le masajea las manos para aliviar la artrosis. Menos mal que tengo al inglés, que me da la vida”, dice emocionada. 

El inglés, o sea, Matthew, trabaja como profesor y, con un español casi perfecto, cuenta que conocer a Rosa le ha venido muy bien. “No conocía a nadie en el barrio y yo también empezaba a sentirme solo. Así que me apunté como voluntario a Grandes Amigos y pensé: si puedo ayudar a otra persona y a la vez a mí mismo, pues consigo dos cosas a la vez”. 

“Somos amigos de verdad, nos contamos todo”, confiesa Rosa. “Aunque yo le he dado algunos disgustos por ser vegano, por ser gay y tener un montón de tatuajes, pero ella me acepta como soy”, comenta Matthew entre carcajadas de los dos. 

Lo cierto es que Rosa, de la mano de “su inglés”, ha vuelto a sonreír, a pasear por el barrio e incluso a entonar alguna copla. Pero lo que no se esperaba era la invitación de Matthew a bailar, un momento muy emocionante del que hemos sido testigos en Grandes Amigos y que se ha hecho viral en redes sociales: pincha aquí para ver qué sucedió. 

Si quieres que sigamos ayudando a más personas mayores como Rosa a envejecer con la salud, el bienestar y la dignidad que se merecen, hazte socio/a de Grandes Amigos: