Conchita no se esperaba esto de sus vecinos 

Feb 1, 2024

¿Te imaginas que tuvieran que hospitalizarte varios días y nadie fuera a verte? Ser consciente de que estás solo, de que no le importas a nadie, incluso cuando tu vida está en juego, es un sentimiento con el que conviven cada vez más personas mayores, víctimas del gran mal de nuestra era: la soledad.  Algo parecido le ha sucedido a Conchita, a quien hemos empezado a atender hace poco en la Fundación Grandes Amigos. A sus 84 años, la escasa familia que le queda vive a más de 500 kilómetros. Y en el edificio donde vive ya no conoce a nadie. “Antes los vecinos estaban para ayudarse, pero ahora cada uno va a lo suyo”, lamentaba cuando la conocimos. 
Su salud ha ido agravándose desde que se jubiló, además de quedarse prácticamente ciega cosiendo día y noche, haciendo arreglos desde niña para subsistir. Ha tenido varios ingresos en Urgencias, el último debido a una grave caída que sufrió al salir sola a la calle, no ver bien y tropezar. Y todas las veces las ha pasado sola en el hospital, justo donde más cariño y compañía necesitamos.  Lo que Conchita no se esperaba es que el lunes fuera a verla Fernando, que vive a dos calles de la suya. El martes recibió la visita de Laura, la peluquera del barrio. Esther salió antes de trabajar el miércoles para ir a verla al hospital. Manuel, otro vecino de la zona, pasó con ella la tarde del jueves… Y así cada día de la semana hasta que le dieron el alta.  ¿Qué cambió esta vez? En cuanto nos enteramos del accidente, en Grandes Amigos movilizamos al grupo de vecinos y voluntarios que actúan en el barrio de Conchita. Entre todos se organizaron para que su vecina mayor estuviera acompañada cada día  Hoy, ya recuperada, Conchita vuelve emocionada y agradecida a un encuentro de barrio de Grandes Amigos. Allí le esperan sus “ángeles de la guarda”, a los que conoció al apuntarse a nuestro programa vecinal de prevención de la soledad: aquí ponemos en contacto a personas mayores y vecinos de diferentes edades con el objetivo de quedar, socializar, darse apoyo o intercambiarse favores (como regar las plantas en vacaciones o acompañarse a un recado).  Teniendo en cuenta las estadísticas demográficas de España, está claro que vamos a vivir más años pero más solos. Y seguramente todos pasemos por situaciones como las de Conchita. La pregunta es si contaremos con una red de apoyo vecinal que nos cuide y acompañe cuando seamos mayores. Hazte socio/a y ayúdanos a tejer estas redes en los barrios.