compañía, afecto y amistad con las personas mayores en soledad
konpainia, afektua eta adiskidetasuna partekatzen bakardadean dauden adineko pertsonekin
15 anos de compañía e amizade coas persoas maiores

Quien ha dicho que el verano se acaba en Septiembre? Amigos de los Mayores se dispone como cada año a pasar unos días de relax en la Sierra de Madrid en compañía de nuestros usuarios y voluntarios. En esta ocasión el destino elegido es Becerril de la Sierra, uno de los pueblos con más encanto de Madrid.

Desde este viernes y hasta el Domingo y el fin de semana del 21, 22 y 23 de Septiembre cerca de veinte mayores y otros tantos voluntarios disfrutarán repartidos en dos turnos   en el alojamiento rural de Casa Santa Mónica de  los alicientes de un fín de semana en un entorno rural. Los mayores tendrán la oportunidad de disfrutar del campo, de la gastronomía local, conocer el cercano pueblo de Manzanares, y… con un poco de suerte contemplar el paso de una etapa de la Vuelta Ciclista a España que esos días pasará por Navacerrada.

Durante los años precedentes la experiencia vacacional ha dejado momentos para el recuerdo. Demostrando que constituye una oportunidad excelente para reforzar la convivencia entre mayores y voluntarios en un entorno divertido y relajado. Muchas de las Personas Mayores con las que trabajamos han pasado su infancia o juventud en el campo y para ellos siempre es emocionante disfrutar al menos unos días de un entorno rural al que normalmente no tienen ocasión de volver.

Por otra parte para muchos las vacaciones son un recuerdo olvidado o una experiencia de la que nunca han disfrutado. Estos días los viven entre la ilusión y la alegría, muchos repiten por cuarta o quinta vez y siempre supone una excelente oportunidad para romper con la monotonía, conocer gente nueva y salir de casa.

Esta actividad se enmarca dentro de nuestro programa «Verano en compañía», que pretende acabar con el olvido y la soledad a la que se ven relegadas muchas personas mayores cuando llega el periodo vacacional. Nuestro objetivo a través de un programa de acciones que engloba encuentros en el barrio o visitas culturales  entre otros persigue que el verano tenga un nuevo significado para las personas mayores.

Ya ha llegado el momento de jugar a las cartas, de dar un paseo, de respirar aire puro, de charlar y reir sin límite sin límite, de escuchar historias sin prisa, hacer la maleta y dejar aparcada en casa la soledad. ¡Nos vamos de vacaciones!